Redes Sociales

Mi cara en Facebook

La foto de perfil de tu cara en facebook que utilices, dice mucho de ti, sobre todo si es un ‘selfie’ sacado en el baño

 

El proyecto de un artista muestra cómo luce nuestro mejor perfil a ojos de una máquina: mi cara en facebook es una estampa es más bien gris y monótona, pongas la cara que pongas.Obra del artista Sterling Crispin basado en el ‘software’ de Facebook. Cortesía de Sterling Crispin.

 

Quizá a tus contactos de Facebook le gusten la mayoría de los ‘selfies’ que publicas, sin embargo, si los vieran tal y como los entiende el programa no pensarían lo mismo. Ni siquiera sabrían que eres tú. Y olvídate de poner morritos, tu boca sería solo un extraño bulto en una imagen algorítmicamente desfigurada.

 

El ‘software’ de la red social, al igual que otros de reconocimiento facial, usan modelos matemáticos para detectar las caras y registrar sus formas, según patrones biométricos. Se basan, por ejemplo, en la distancia que separa los ojos, la nariz, las comisuras de los labios y las orejas.

 

Cada vez que encuentra tu o mi cara en facebook, el sistema ‘DeepFace‘ de Facebook construye recreaciones virtuales de los que aparecen y aplica análisis estadísticos. Por esta razón, intuye quiénes son las personas que te acompañan en la instantánea y te sugiere etiquetas. Los investigadores que lo desarrollan han entrenado los algoritmos con las caras de millones de fotografías de la base de datos Labeled Faces in the Wild (LFW). El programa acertó con la identidad de las personas que aparecían en el 97,35% de los casos.

 

Análisis y 'deconstrucción' del rostro de Stallone tal y como lo haría el sistema Deep Face.

 

Análisis y ‘deconstrucción’ del rostro de Stallone tal y como lo haría el sistema Deep Face.

Sin que nos demos cuenta, una máquina tiene todos los datos sobre nuestro aspecto físico. Si (tirando un poco de imaginación) y si encontrara a tu cara o mi cara en facebook  por la calle, nos reconocería. Y cualquier otro programa que utilizara la información que recopila, también. Las características de nuestro rostro dicen tanto de nosotros como la huella dactilar que figura en el DNI.dos”. Nadie se ha puesto en contacto con nosotros para decirnos la distancia que separa las dos orejas que llevamos puestas.

 

Lejos de escribir una queja al fundador de la red social, dirigirse a agencias gubernamentales o redactar un manifiesto, Crispin ha desarrollado un proyecto que se vale de los mismos algoritmos a los que tacha de fisgones.

 

Ha creado una serie de retratos poco convencionales a partir de datos tomados por este tipo de programas, aunque le ha dado la vuelta a la tortilla. El ‘software’ los lee con el fin de reconocer ciertos patrones y el investigador de la Universidad de California ha usado esas lecturas para extraer la imagen que conforman. Es como si en vez de ver la cara de una persona pudieras reproducir en 3D la imagen mental que tienes de ella.e estuvieran completos y obteniendo así ‘máscaras de datos’, como ha bautizado a sus obras. Incluso ha impreso alguna en 3D para confrontarlas con la realidad y ha concluido así es mi cara en facebook.

 

 

Obra del artista Sterling Crispin basado en el 'software' de Facebook.

A los ojos de los mortales, las figuras que muestra el trabajo de Crispin son solo caras fantasmagóricas. Si aplicáramos el mismo proceso a cualquier ‘selfie’, el rostro del retratado aparecería transformada en una masa informe, más cercana a una escultura mal acabada que a un humano. No obstante, a un algoritmo le bastaría para reconocer a esa persona si ya hubiera registrado sus características con anterioridad.

 

A Crispin no le molesta tanto que Facebook indague en nuestra geometría y patrones faciales, como el hecho de que el FBI esté alimentando su propia base de datos con las características biométricas (patrones biológicos que definen a una persona, como su cara, las huellas dactilares, pupilas o ADN) de la población, dentro del programa Next Generation Identification.

 

También denuncia que algunas empresas se están aprovechando del creciente valor que tienen estos sellos de identidad únicos e intransferibles. Pone el ejemplo de FacialNetwork.com, otro almacén en la nube de patrones faciales que los desarrolladores pueden utilizar libremente para crear aplicaciones.